Normalmente, cuando comenzamos a pintar algo y empezamos un bote de pintura, siempre nos proponemos ser lo bastante limpios como para no manchar el bote cada vez que tenemos que escurrir la brocha. Primero, es un engorro porque nos ensuciamos nosotros, el bote y lo que hay alrededor, y segundo, el bote ya no vuelve a cerrar bien y cuando lo hace se queda pegado a la pintura.

goma para pintura

Por eso, me han encantado esta solución. Es una idea muy sencilla y muy práctica a la vez y tan sólo consiste en cruzar una goma por encima del bote, como vemos en la imagen. De esta forma no tocaremos los bordes, aunque también tendremos que hacerlo con cuidado. Luego la quitamos y el bote estará como al principio.

Vía: x4duros

  • iñaki

    hasta que la goma se rompe y un par de gotas de pintura salen disparadas en sentidos opuestos