Esta persiana es mucho más que un objeto que impide que entre la luz y a la vez decora. Es un instrumento musical.

No, no me estoy volviendo loca, sé perfectamente que es una persiana pero su diseñador, William Gurley, la ha creado de forma que emita sonidos musicales coherentes. Cada una de las tablillas que la forman está tallada para que tenga un tono, de forma que podamos tocar una melodía como si de un xilófono se tratase. 

De las tiras para regular la luz, penden dos pequeñas baquetas con las que podemos “aporrear” la persiana musical y empezar a hacer nuestras pequeñas piezas musicales. También puede servir para que los niños hagan sus pinitos y se introduzcan poco a poco con el mundo de la música. 

Más información: William Gurley

Vía: No puedo creer…