Para los que no la conozcan (como yo hace un momento) Pininfarina, a pesar de parecer el nombre de un medicamento para curar el resfriado, es una firma de diseño automovilístico y constructor de carrocerías ubicada en Turín. Se fundó en 1930 y desde entonces la compañía no ha dejado de fabricar carrocerías para multitud de fabricantes de coche, desde Ferrari, Cadillas o Jaguar a Volvo, Ford o Lancia, entre muchos otros.

Y qué tienes que ver esto con la decoración, os preguntaréis, pues esto viene a cuento porque el diseñador Andrey Bondarenk, de 2-B-2 Architecture, ha creado una una línea de productos inspirados en algunos de los modelos de Pininfarina, siguiendo sus líneas puras y suaves, con ciertas formas aerodinámicas que dan sensación de velocidad y deportividad.

La colección consta de dos productos: un retrete y un lavabo, ambos con instalación en la pared y ambos con un acabado brillante, nada aconsejable para los amantes de la discreción.

Están realizados en un verde fresco y rojo escarlata.

Vía: Yanko Design