Las mesas auxiliares pueden ser colocadas en cualquier rincón de nuestro hogar; estas mesas pequeñas pueden sernos de múltiples usos, para colocar el teléfono, jarrones u objetos de cualquier tipo.

Si nos gustan las manualidades, hoy tenemos una propuesta para hacer una hermosa mesa de vidrio decorado. En pasos muy sencillos y procesos simples conseguiremos una mesa decorativa y funcional.


El cristal vamos a decorarlo de forma que simule un efecto de vitrofusión. Los materiales a utilizar serán:

  1. vidrio rectangular o una chapa de acrílico, de cualquier medida y con esquinas y bordes redondeados.
  2. Cuatro tubos de plástico
  3. laca para vitrales -colores primarios-
  4. barniz incoloro
  5. arena
  6. pistola para encolar
  7. pegamento universal
  8. un pincel viejo

comenzaremos preparando el vidrio; debemos limpiar bien la superficie del mismo con alcohol y dejar  secar completamente.

Con la pistola realizaremos formas que nos gusten sobre la superficie del mismo vidrio y también las dejamos secar.

Después pintamos, con la laca, en el vidrio aplicando estas por goteo con el pincel. En ciertas zonas aplicaremos un poco de arena y luego volveremos a utilizar la laca sobre la arena.

La pintura ira adquiriendo relieve conforme se vaya mezclando en ciertas zonas. Dejamos secar muy bien. Una vez seco protegeremos la pintura con el barniz y también lo dejamos secar.

Por el lugar que está pintado, pegaremos los tubos a las esquinas del vidrio. Debemos cuidar que nos queden en la misma ubicación y que estén verticales respecto del vidrio. De esta forma los tubos se convierten en las patas de la mesa. Dejamos secar.

Lista nuestra particular mesa de cristal. ¿Qué os parece?