Qué tipos de limpiafondos existen y cómo funcionan

-

- patrocinador -

Tener el agua de la piscina impecable es fundamental si quieres disfrutar de un buen chapuzón cuando el buen tiempo y el sol aprieten. Qué limpiafondos comprar es la primera cuestión que debes acordar si, en efecto, quieres que toda la piscina esté limpia, ya que es la herramienta esencial para limpiar los fondos de esta y que siempre estén en el mejor estado.

 

Pero, para saber eso, antes es necesario conocer los tipos de limpiafondos que hay disponibles y, por supuesto, cómo se usan. Son dos cuestiones esenciales y muy básicas que muchos desconocen cuando van a comprar un modelo que tienen entre ceja y ceja. ¿El resultado de no estar informado? Una compra errónea. Aunque no te preocupes, porque eso no te va a pasar a ti.

¿Qué tipos de limpiafondos hay?

- patrocinador -

Existen varios tipos de limpiafondos en el mercado. Desde los modelos más manuales hasta aquellos que no necesitan ni depuradora ni bombas externas para funcionar. Vamos a repasar las principales opciones y, de paso, vamos a ver también cómo se usan y cómo funcionan. Así, podrás ver cuál encaja mejor con tu piscina.

Limpiafondos hidráulico de aspiración

El modelo más tradicional de limpiafondos, y también el más económico. Los limpiafondos hidráulicos de aspiración aprovechan la capacidad de succión de los skimmers de la depuradora para aspirar la suciedad del fondo de la piscina. Para ello, se debe conectar su conducto a estos skimmers, de forma que así se convierten en una especie de aspiradora para piscinas.

Se pueden usar tanto con piscinas de obra como con piscinas desmontables, en cuyo caso se procede con ellos de igual forma: conexión a la depuradora y a trabajar como buen limpiafondos manual que es. Son muy fáciles de manejar, como también muy variados. Puedes encontrar muchos modelos diferentes, aunque todos se caracterizan por contar con un cabezal, un mango extensible y la manguera de succión que se conecta a los skimmers.

Limpiafondos hidráulico por presión

Los limpiafondos hidráulicos por presión funcionan, tal y como su nombre indica, gracias a la bomba de agua de la propia piscina. Esta debe conectarse al aparato para que pueda comenzar a trabajar de forma prácticamente autónoma. Cuentan con filtros propios, por lo que no dañan tanto a los filtros de la depuradora a la que tienen que conectarse, aunque a veces es necesario el uso de una bomba adicional para que funcionen correctamente.

Hay muchos modelos distintos, y los mejores cuentan con una pequeña cola que sirve para levantar la suciedad más fina del suelo, mientras que la cabeza se encarga de levantar la más dura y densa. Este tipo de limpiafondos es aconsejable sobre todo en piscinas con una gran concentración de suciedad en los suelos, y que no tengan superficies rugosas. Desafortunadamente, no son demasiado buenos para las paredes.

Limpiafondos automático eléctrico

El modelo más caro a la hora de la compra, pero también el más barato a la larga. Los limpiafondos automáticos y eléctricos funcionan por cuenta propia, tanto, que no necesitan siquiera conectarse al sistema de bombeo o de filtrado de la depuradora. Tienen sus propios motores tanto para el desplazamiento como para la limpieza.

La inversión inicial puede ser más costosa que con otros modelos, pero son una muy buena compra, dado que no afectan para nada al sistema de la propia piscina. Su uso es muy sencillo. Se encienden y se introducen en la piscina para que comiencen a trabajar y, una vez terminado el ciclo de limpieza, se sacan. Así de fácil, y sin necesidad de moverlos manualmente como los otros modelos.

¿Puedo limpiar una piscina sin limpiafondos?

Por supuesto, siempre tienes la posibilidad de limpiar el suelo de tu piscina sin contar con un limpiafondos, de hecho, es algo que se suele hacer sin esta herramienta cuando se piensa en limpiar las paredes interiores. Existen métodos, aunque no son ni tan eficientes, ni tan sencillos, ni tan cómodos como lo que ofrecen estos aparatos.

Lo mejor que puedes hacer si quieres limpiar tu piscina sin limpiafondos es hacerte con un cepillo de goma y un rastrillo también de ese mismo material. Con ellos podrás, por una parte, quitar la arena o los restos de algas de suelo y paredes mientras que, con el rastrillo, puedes retirar los restos sólidos de mayor tamaño.

Eso se debe combinar con el uso de alguna red para retirar dichos restos, como también con una depuradora con unos filtros bien limpios. Si levantas la suciedad del fondo, sea tierra, polvo o arena, y dejas que el sistema de limpieza se encargue de absorberlo todo del agua, podrás limpiar también los suelos.

Es un método algo más laborioso y mucho menos práctico y rápido que usar un limpiafondos; pero, sin duda, es algo que funciona perfectamente si buscas alguna otra opción.

- patrocinador -
Avatar
Angel
Editor en Medios y Redes Online. Especialista en contenidos de tecnología y decoración.