Los radiadores para el hogar siempre se han caracterizado por su sobriedad y simplicidad. Su cualidad era pasar inadvertidos y permanecer casi escondidos detrás de cualquier mueble o cortina. Desde hace un tiempo esta concepción está cambiando y progresivamente vamos viendo diseños que apuestan por un diseño innovador y decorativo, innovando en la aplicación de materiales. El diseño que nos muestra definitivamente el cambio es Le Radiafleur.

Es una idea conjunta de Noviant Noé, Marine Picouet, Elodie Hamon, Lucile Faure, Fabien Marcque + Jocelyn Deris para la empresa Oulalab.

Su forma se aleja de la típica silueta rectangular para simular una flor llena de pétalos de cerámica que se pueden abrir y cerrar. Al abri el pétalo ésteo comienza a calentarse, pero cuando están cerrados (apilados) se mantienen fríos.

Para ajustar la temperatura hay que presionar un botón que es el encargado de esparcir sus aspas o bien mantenerlas cerradas. A más aspas abiertas, más calor, y viceversa. Más que un radiador, un elemento decorativo en sí mismo.

Más Información: Oulalab

Vía: Designboom