Cada situación por resolver en una posibilidad de evolucionar. Cuando salimos tarde hacia el trabajo, llegamos a la estación del metro y escuchamos como se aleja sin que estemos siquiera más allá de la taquilla, ya sabemos que todo va muy mal. Y después cuando finalmente llegamos al ducto y vemos en el anuncio digital que el próximo tren llegará en 15 minutos, es evidente que no hay solución.

¿Qué hacer? La pregunta ya no tiene que ver con el hecho de alcanzar a llegar 5 minutos tarde, de seguro y dándonos prisa llegaremos 20 después; ahora, lo que debemos hacer es plantear una excusa perfecta para no dejar evidencia de los 20 minutos de más que dormimos, después de que sonara la alarma. Una llamada a nuestro jefe, preguntando si quiere que le llevemos un café, será muy considerado con él y permitirá que lleguemos tarde pero muy temprano. Siempre hay una salida y entre más novedosa resulte, mejor serán sus efectos. Para comprobarlo podríamos también decir que nuestra abuela está enferma… a ver que tal nos va con eso.

chaiflix

Necesitar sillas y tenerlas que comprar son situaciones molestas, no porque tengamos especial antipatía en contra de ellas, sino porque ya sabemos los que nos espera: un millón de posibilidades aparentemente diferentes unas de las otras, pero en el fondo idénticas. La diferencia la hace el precio y el peso. La necesidad de resolver inteligentemente, con estilo, bajo los preceptos de la ecología, economía y la interactividad del diseño con sus usuarios dieron como resultado la creación del modelo autoconstruíble CHAIRFIX, desarrollado por el británico BEN WILSON.

Se trata de un set de tres sillas listas para recortar y ensamblar. Su presentación original es la de una lámina compacta de MDF, de 14 milímetros de espesor. La silla se ensabla en minutos, no requiere de herramientas adicionales y es tan liviana que resulta muy propicia para transportarla.

Esta silla seduce por su aspecto, por su precio y por su presentación y podemos verla en la página Web www.benwilsondesign.co.uk/