Vender hoy en día una vivienda no es tan fácil como lo era hace cinco o seis años. Son muchas las propiedades en venta que hay en la actualidad entre las que poder elegir los usuarios en todos los países del mundo, ya sea Chile, España, Portugal…, y aunque podemos pensar que la nuestra es la mejor, siempre puede tener algo que no termine de convencer al comprador.

Los compradores miran muchas cosas a la hora de decantarse por una casa, no sólo la ubicación y el precio, sino que con el paso de los años se han hecho más exigentes y buscan que la vivienda no tenga desperfectos y que estén listas para ser habitadas. En este sentido, una reforma del inmueble nos puede ayudar a lograr nuestro objetivo.

reformar vivienda

Dependiendo del valor de la vivienda, la reforma que podemos hacer variará, ya que intentaremos recuperar la inversión en el precio de la venta, pero si la reforma es muy grande, el precio también se disparará y se complicará la tarea de deshacernos de ella.

Entre las cosas que podemos hacer y que no tiene un precio muy elevado está la de cambiar la pintura de las paredes. Si el piso es pequeño y lo pintamos de colores claros como el blanco o el blanco roto, además de cambiar la apariencia lograremos aparentar una mayor amplitud.

Las puertas y ventanas pueden ser otro de los elementos que tengamos que tener en cuenta a la hora de hacer una reforma, ya que si estos elementos están muy deteriorados hace que la climatización no sea la adecuada y se gaste mucha energía.

Los baños y las cocinas suelen ser las estancias más caras de reformar, pero suelen ser una de las cosas que más miran con lupa todos aquellos que buscan una nueva vivienda. En los pisos con muchos años, está bien hacer una completa remodelación para cambiar las instalaciones y aprovechar ya para dar un toque más moderno a esas habitaciones.

Muchos podéis pensar que reformar una vivienda que queremos vender es tirar el dinero, pero tal y como están las cosas, se puede tomar como una inversión de futuro.