Restaurar los muebles nos dará curiosas soluciones con las que renovar el look de nuestro hogar. De esta manera conservamos y alagarmos la vida de mobiliario que no utilicemos o pensemos en tirar.


En esta ocasión y en tan solo unos pasos se ha conseguido restaurar esta preciosa cómoda ubicada en un dormitorio. Piensa en los materiales que hay que utilizar en la restauración o renovación de cualquier mueble que te interese.

En este caso se han utilizado recursos tales como pintura color amarillo, papel pintado o de regalo, que nos servirá para tapizar algunas zonas del mueble. Además necesitaremos tijeras, una regla, lija, pinceles y pegamento universal.

Primero se ha limpiado y vaciado el mueble, completamente. Luego se sacan los cajones. Recuerda cerciorarte que el mueble no tenga carcoma, esto se ve al encontrar serrín y pequeños agujeros que parecen hechos por puntas.

Nos conviene lijar bien las piezas. Lija toda la superficie y luego podremos aplicar la pintura que queramos. Hecha las capas que necesite el mueble para que el color cubra bien.

Por otro lado, si no queremos pintarlo en otro color basta con utilizar un barniz transparente o incolor y dejarlo secar muy bien.

Una vez seca, se ha procedido a tapizar los cajones y parte del mueble. Para ello escogeremos un papel bonito -comprado o restos de los que ya tengamos-, con patrones que nos gusten para aplicar. Recuerda realizar la composición que más te guste. Debes medir bien antes de cortar el papel.

Cuando hayamos tapizado las zonas que queramos. Para las puertas y los cajones compraremos o reciclaremos de otros muebles, unos bonitos tiradores.

Via: hogartotal.com