El sillón burbuja es uno de los clásicos retro de la década de los 60 que todavía se sigue utilizando por su originalidad y elegancia. Sin embargo, cada vez se van añadiendo nuevas innovaciones que, siguiendo la estructura principal, lo hacen diferente.

Un ejemplo de ello es este sillón que encontramos en Oooms realizado en colaboración con Rachel van Outvorst, con cojines en el interior para una mayor comodidad y unos 8000 trocitos de cable en el exterior colocados alrededor de la “burbuja” creando una especie de capa puntiaguda. Su nombre es “Sea Urnich” y en español significa “Erizo de mar“, justo a lo que nos recuerda su diseño, o más bien, su caparazón exterior.

Está realizado con un marco de acero inoxidable y su ancho es de 140 cm, con un precio que ronda los 3.200 euros.

Más información: Oooms

  • jazmin peduna

    guau