Cada quien puede crear sus obras de arte en cuestión a la decoración empleada en estas áreas de los hogares, las que uno siempre quiere lucir bellas para uno mismo y para sorprender a las visitas sorpresas o en eventos sociales.

Crear un tipo de sala que pueda destacar por la elegancia que posea y que también, al mismo tiempo, dista de ver voluminosa, por lo tanto, poder decir que es una composición que nunca pasara de moda.

La importancia se encuentra en la elección de un color base y el juego de sala, ya que estos dos elementos tienen que poder combinarse finamente el uno con el otro, hablando de las tonalidades de los muebles en relación al de las paredes.

El reto en todo esto es este punto, el de poder encontrar mobiliario y accesorios que puedan combinar entre si en cuestión a los colores que nos puedan gustar para empezar la decoración, siempre creando un campo de armonía en el lugar.

En el caso del salón principal, todos los elementos deben de convivir en armonía, sin embargo, cada uno de ellos puede tender a tener una personalidad propia, es decir, una característica que lo pueda hacer único en la decoración y poder así enriquecer por sí mismo el rincón en que ha sido colocado.