La silla CH 24 es un diseño que cumple más de una década pero que, por el contrario, cada día está más joven. Fue creada en 1950 por Hans J. Wegner y desde entonces ha mantenido su forma original aunque sometiéndose a pequeñas modificaciones y “modernizaciones”.

La principal característica que la identifica es su respaldo curvo, que le confiere comodidad y permite cambiar de postura. Wegner se propuso crear con este diseño una silla sin respaldo, sin principio, ni fin, para ser contemplada desde cualquier ángulo, y para ello se inspiró en los sillones chinos del siglo XVIII.

Elegante, sencilla, ligera y práctica, es una de las sillas más vendidas en todo el mundo y es producida desde sus inicios por la firma Carl Hansen & Son. También se la conoce omo Y-chair y Wishbone Chair, por la forma de su pieza central en forma de Y, además se fabrica en varias maderas para adaptarse a la decoración.

Otras firmas como Andreu World (primera imagen) o Concepta (segunda imagen) han adaptado la forma original cambiando algunos aspectos, como se puede ver en las siguientes imágenes.

Vía: Mi casa revista