Una de las cosas que más aprecia en la decoración es la forma en que, objetos que tienen una determinada función pueden realizar otra complétamente diferentes con tan sólo unas sencillas modificalciones.

organizador-matricula

Eso sucede con este organizador de cds, de libros o de lo que queramos.  Solo necesitamos una matrícula que ya no esté en uso. Es tan sencillo como moldear el metal de forma que nos quede una base y dos paredes se sujeción a los lados.

Dejaremos un espacio de unos cuantos centímetros en el centro, dependiendo del tamaño de la matrícula. Con un poco de fuerza y la ayuda del canto de una mesa no tendremos ningún problema para hacerlo, si no es así pide ayuda y toma vitaminas.

Vía: Espacio Hogar