Si hay una cosa que sea realmente bonita en este mundo es poder ver la sonrisa sincera de cualquier persona, ya sea viejo, joven o de mediana edad. Por eso cuando he visto estos sillones me han producido una enorme ternura y me ha embargado un sentimiento de calidez.

Realmente al mirarlos de frente podemos ver una sonrisa dibujada, sobre todo el el primero de ellos en que el contraste del color gris con el blanco de la tapicería del asiento nos hace pensar que vemos unos dientes sonriendo. De ahí que su nombre sea Smile, “sonrisa” en español.

Es un diseño de Sand&Birch Luxury Design, y para él se han esforzado en buscar un aspeco y materiales para conseguir que no solo sea una silla, sino un elementos en el que sentirnos bien, reconfortados y arrullados por la sonrisa de nuestro ser más querido o la nuestra.

Se fabrica en color azul o blanco, con la estructura de poliuretano, además de la edición especial con amortiguador para el trasero, cubierto de terciopelo algodón y seda en colores gris y blanco.

Más información: Sandbirch

Vía: Yanko Desing