Los días soleados que hemos tenido la semana pasada se sienten como un espejismo lejano y absurdo ahora que cuando nos despertamos nos encontramos de nuevo con el cielo gris y los mismos grados bajo cero de siempre, de todo el invierno. La verdad que el sol sienta muy bien a las personas, no solo por el cambio de color o por la capacidad que nos da de sintetizar la vitamina E, sino porque nos hace sentir confiados y optimistas.

Eso no es lo peor; lo peor es que la semana pasada al ver que ya la primavera había llegado, lo cual era falso, dediqué una mañana completa a seleccionar toda la ropa de invierno, a lavarla, secarla, plancharla, doblarla y guardarla en una maleta que no pensaba volver a abrir hasta el próximo diciembre. Ahora, creo, voy tener que sacar la maleta del oscuro escondite donde la puse y tomar de nuevo algunos accesorios que harán falta unos días más.

La banqueta SLEDGE, Damien Bihr para el estudio de diseño HELIUM CONCEPT, rememora rápidamente un trineo para la nieve. Hace parte de la colección infantil de muebles de este estudio y está acompañada por una mesa de centro. Fabricado en madera de cedro y construido en manos de un taller de artesanos, esta pieza nos acerca al invierno de una forma natural y sencilla. Mayor información en la página Web http://www.heliumconcept.com