Sticky Lamp es un diseño del joven artista holandés Chris Kabel. Se trata de una pequeña lámpara transportable basada en una bombilla enmarcada en una envoltura de plástico, con un anillo a su alrededor.

Dicho así suena un poco raro, pero al verlo las dudas se disipan. Kabel ha utilizado, o reutilizado, para su diseño objetos de plástico que de otra forma habrían ido directamente a la basura.

Por fuera se adhiere a las superficies a través de una pegatina y en el interior contiene una bombilla LED que va conectada a la luz a través de un largo cable, con un interruptor en su recorrido. La estructura se abre para poder cambiar la bombilla.

La empresa que se encarga de su producción y distribución es Droog Design.

Más información: Chris Kabel

Vía: Yanko Design