Diseñado por Atelier Thomas Pucher, Tartu Rebase Street, surge como un conjunto de viviendas cuyo concepto es la flexibilidad y el dinamismo. Este original edificio cuenta con 444 apartamentos y, a través de la construcción de áticos en la zona superior, los arquitectos buscan una solución arquitectonica.

Los diáfanos espacios conectan con el estilo de vida de la Villa, todo el proyecto consta de una superficie en total de unos 29.200 metros cuadrados, abarcando un espacio bastante compacto. 

Las viviendas se organizan por zonas, en la parte central de cada edificio encontramos una escalera de caracol, los apartamentos se organizan en torno a ella. Encontramos, además, dos anillos. El primero se situa en la parte inferior, cerca de la entrada y luego dispone de otro anillo exterior en la zona de fuera orientado a los panoramas.

En los anillos interiores vemos los servicios las habitaciones y estancias que contienen entradas, aseos, vestuarios, saunas o cocinas, esta zona esta protegida de los ruidos externos.