La idea que el post de hoy os quiero mostrar es válida prácticamente para cualquier espacio o rincón de la casa. Se trata de convertir un simple tronco de árbol en un precioso banco de una forma muy simple.

taburetes con troncos

Para poder convertirlos en cómodos bancos, los troncos sólo deben cumplir con dos requisitos fundamentales… Por un lado, deben contar un un diámetro razonable, un diámetro que permita a una persona poder sentarse cómodamente. El segundo requisito es un buen corte, sera mucho más simple transformarlo en banco y resultará mucho más cómodo si está cortado de forma recta, equilibrada y correcta.

Para que realmente se trate de un asiento funcional y que, en caso de que necesitemos transportarlo o moverlo no resulte un trabajo tedioso, unas ruedas en la parte inferior son ideales.
Puedes adquirir unas ruedas en cualquier tienda de decoración y, para colocarlas en los troncos sólo necesitarás un destornillador.
Una vez colacadas en el tronco, además de funcionalidad, dotan a los troncos también de presencia y una estética con más fuerza y forma.

En la imagen superior puedes ver un ejemplo de esta idea aplicada a una mesa de comedor. Sin embargo, puedes aplicar la idea sólo para crear un asiento extra en el salón, para crear unos originales asientos en la terraza o jardín, para colocarlo en un dormitorio o en cualquier otro rincón.
En la imagen, no se ha incluido ningún otro detalle pero, si te sirve de idea, a mí me parece que con unos cojines hechos a medida colocados en la parte superior del tronco, además de ser mucho más cómodos, pueden constituir un detalle de lo más original.