En algunas ocasiones hemos visto espacios que inicialmente no estaban pensados como vivienda pero que se han reconvertido en ellas, como garajes o parques de bomberos. Es una obra complicada hacer habitables todos esos metros pero con esfuerzo, paciencia y originalidad se consigue.

En esta ocasión se trata de un antiguo almacén y me ha chocado, si cabe, un poco más al lucir de un blanco pulcro y resplandeciente.  Al traer a nuestra mente un almacén pensamos en un lugar no oscuro, pero si con poca iluminación, con objetos por todos lados, estantes llenos hasta arriba y a menudo mucho polvo.

Pues este loft ha pasado de una cosa a otra, y no deja atisbo alguno de su antigua utilización, si acaso los tablones de madera en el suelo, los grandes espacios y techos altos.

Vía: Delikatissen

Compartir

1 Comentario

  1. Creo que el espacio es precioso. Me gustó mucho la amplitud que le da el blanco y el contraste con algunos detalles en rojo. Una lástima que no muestren el cuarto de baño. Me hubiera gustado ver cómo lo resolvían.

Comments are closed.