Una de las mayores preocupaciones hoy en día, es la de ganar metros en una casa a la hora de crear un hogar. El elevado precio de los inmuebles ha derivado en pisos cada vez más pequeños, lo que nos obliga a buscar soluciones imaginativas que palien esta escasez de espacio. Una opción es, sin ningún tipo de duda, añadir un comedor a tu cocina.

Ya sea para sólo desayunos y comidas rápidas o para ocasiones en las que se necesita más espacio, la posibilidad de ubicar una zona en la que comer en plena cocina supondrá numerosas ventajas para ti que no debes subestimar. Ahorrar tiempo, espacio y dinero, siempre es una buena idea. Dispones de numerosas opciones de las más variadas.

Diversas opciones
Puedes situar una balda en un espacio que tengas libre y que esté bien iluminado, a poder ser frente a una ventana. Lograrás un rincón tranquilo en el que poder empezar el día con una buena taza de café o tomarte un descanso rápido al mediodía. Habrás inventado un comedor de apenas 30 cm de espacio.

2 3

Otra opción consiste en prolongar tu encimera. La suma de la extensión y de la propia encimera te dara opción a un amplio terreno que será como la mesa de un salón más grande. Degustarás tus propios platos nada más terminarlos, evitando incómodos e innecesarios paseos.

Otra posibilidad sería comprar pequeñas mesitas hechas expresamente para esta función. Y es que su apariencia recuerda mucho más a un lugar específicamente creado para almorzar, ya que para algunos las soluciones anteriores pueden resultarles extrañas a la vista.

Mayores espacios
Si contamos con una zona algo más amplia podemos montar un auténtico comedor con mesa y sillas a su alrededor. En esta ocasión, podrán ser varios los comensales que se sienten en ellas, y no sólo para desayunos o almuerzos rápidos, sino para cualquier tipo de comida.

4 5

Son varias las utilidades con las que cuenta este tipo de disposición, una de ellas es que por ejemplo, que el cocinero no tenga que ausentarse del lugar en el que se sirva la comida es una de ellas, favoreciendo un constante contacto con sus invitados. Además, será mucho más fácil a la hora de la limpieza.

Definiendo el estilo
Si ya estás decidido a crear en tu casa una cocina-comedor es hora de que elijas cómo la vas a decorar. Las dos opciones son: continuar el estilo predominante del resto de tu hogar o bien cambiarlo para que la estancia resalte. Por ejemplo, en una vivienda clásica quedaría muy bien un toque moderno.

6 7

El color blanco lidera indiscutiblemente en este tipo de rincones, la imagen de limpieza, practicidad y continuidad visual que confiere al lugar potencia las cualidades positivas. Sin embargo, podemos optar por tonos más arriesgados, siempre que los usemos con mesura.

Los materiales deberán ser especialmente resistentes y permitir ser limpiados con comodidad y asiduidad. Las encimeras de titanio con canto de metal o las encimeras de cuarzo son una opción perfectamente válida. Los materiales sintéticos acompañados de sillas provistas de patas altas conformarán un aspecto vanguardista y joven.

Via: estiloyhogar