Un baño pequeño, triste y lúgubre puede convertirse como por arte de magia en un baño elegante y lleno de luz. ¿no te lo crees? Solo tienes que mirar estas fotos y apreciar el cambio. Es el mismo espacio, pero una imagen no tiene nada que ver con la otra. Door Sixteen ha obrado el milagro y, aunque el espacio es pequeño y ha sido una tarea complicada, finalmente han conseguido un resultado impecable.

El color blanco aporta la sensación de limpieza y amplitud y la ventana, sin persina, cobra un protagonismo que antes no tenía. Se ha cambiado la orientación de la bañera, el inhodoro, las baldosas del suelo y la pintura de la pared. En su lugar se ha utilizado láminas de madera de pino lacadas en blanco y papel decorativo para una de las paredes. El resto han sido pintadas de blanco. Un detalle que da amplitud en la colocación del espejo, antes en un lateral y ahora en una rincón.

bano-reforma1

bano-reforma2

Vía: Casa sugar