Muchas son las posibilidades a la hora de decorar un pasillo. Aunque, en muchas ocasiones resulta complicado encontrar la más adecuada. No se trata de espacios fáciles a la hora de decorarlos.

Una de las grandes soluciones para dar vida y restar frialdad a las zonas de paso, especialmente a los pasillos, son los cuadros. Es realmente impresionante los efectos y resultados que pueden ofrecer unos simples cuadros en la decoración. Y en los pasillos y zonas de paso, ese efecto incluso se potencia, ya que cobran un mayor protagonismo.

Hoy os queremos mostrar una idea simple, pero muy efectiva si lo que se busca es una decoración original, diferente, dinámica y con estilo. Una idea que, una vez más, tiene como protagonista a los cuadros.

cuadros

Tal y como puedes ver en la imagen superior, los cuadros son los protagonistas absolutos.

La idea de la que hablamos consiste únicamente en colocar una balda estrecha en la pared, de manera que los cuadros que se vayan a colocar en ella queden a la altura de la vista. Colocar cuadros de diferentes formas, diseños y tamaños, contribuye a añadir interés y a crear un atractivo visual. Y, para evitar la sensación de vacío en el espacio, como puedes ver, colocar cuadros en el suelo de la misma manera que se ha hecho en la balda, contribuye llenar el espacio, a añadir estilo, originalidad y encanto.
Esta idea para decorar pasillos o zonas de paso, es especialmente efectiva con fotografías e imágenes en blanco y negro con algún ‘toque de color’, ya sea a través de la propia imagen o del marco.