Seguro que poca gente se atrevería a poner algo así en el salón de su casa, pero a mi me ha parecido una idea tremendamente original. Es una lámpara hecha con cajas de plástico, de esas en las que guardan los refrescos de vidrio y las cervezas.

Cada una de ellas tiene dentro de ella una bombilla que a su vez iluminará en función del dibujo de la caja. Su creación debe ser sencilla, simplemente eligiendo cajas del mismo tamaña y uniéndolas. La instalación parece ser un poco más complicada al tener que colgar la estructura del techo y poner las bombillas, pero más entretenido que difícil.

Al margen de su efecto estético, es una buenísima idea para reciclar. ¿Quién se apunta a una lámpara de cajas?

Vía: Ocompras