Esta piscina de cristal de 30 metros de largo es la mejor manera de nadar y volar a la vez. El estudio de arquitectura inglés HAL lo ha hecho posible en un proyecto urbanístico en Londres.

El estudio de arquitectura HAL nos ha dejado con la boca abierta con su proyecto de edificios al sur de Londres. Donde lo que más destaca es la piscina de 30 metros y transparente que se encuentra suspendida en el aire. Ahora nadar será como si volases. Es posible que no sea apta para gente con vértigo.

Esta piscina que será en su mayoría de cristal unirá las terrazas de los décimos pisos de dos de los edificios del complejo de apartamentos. Un completo con un diseño realmente innovador que contará con más de 2.000 viviendas además de zonas de trabajo, de ocio y deporte, y por supuesto zonas verdes.



11 Comentarios

Comments are closed.