En la actualidad es muy conveniente el aprovechamiento de los metros cuadrados, en pequeñas viviendas. Organizar y saber sacar el máximo partido a nuestras estancias nos brindará lugares mucho más cómodos y funcionales.


La importancia de los techos, en esta vivienda, se caracteriza por la altura de los mismos. Este hecho ha supuesto el diseño de la decoración en tres pisos.

Con una superficie de 30 metros cuadrados, se ha conseguido aportar una buena iluminación. Una estructura diáfana e innovadora para una casa práctica y funcional.

Entre los mobiliarios destacamos diseño, conjuntos y piezas de estilo vintage y otras restauradas. Esto junto a detalles muy decorativos y la hermosa combinación de lámparas de papel aportan a esta casa un ambiente distendido y actual.

Las estancias han sido divididas con ayuda de paneles y puertas de cristal. Se juega con la naturalidad de la iluminación y espacios abiertos… de esta forma y bajo un atractivo visual encontramos una vivienda ligera, fresca y cuya practicidad suple, con creces, los pocos metros cuadrados.

Por último nos fijamos en la pequeña pasarela y su cable de acero. Esta permiten el traspaso de luz, ampliando aun más el paseo de nuestra mirada.