5 claves a la hora de diseñar la isla de la cocina

En los últimos años, la cocina se ha convertido en una de las zonas de la casa más importante y utilizada. Debido a esto, es importante contar con un diseño multifuncional que sea capaz de proporcionar todo aquello que podamos necesitar. Si tuviéramos que destacar un elemento que ha adquirido un gran protagonismo en esta parte de la casa en los últimos tiempos, sin duda sería la isla de cocina, un elemento que se encarga de proporcionar un toque contemporáneo al diseño, además de ofrecer soluciones al problema del almacenamiento.

En el caso de que estéis pensando en reformar vuestra cocina y tengáis en mente instalar una isla en ella, os dejamos algunas claves a tener en cuenta para acertar con su diseño.

Tamaño de la isla

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de diseñar la isla, será el tamaño que esta tendrá. Todo dependerá del espacio que dispongamos en la cocina, pero debemos asegurarnos de que la isla tenga el tamaño adecuado para que sea eficiente. En este caso, si la isla es muy grande, puede que entorpezca el tránsito de las personas, pero si es muy pequeña, podría no ofrecer el resultado buscado. Si no disponemos de espacio suficiente, quizás sería mejor buscar un diseño alternativo de los muebles de la cocina.

Otra cosa a tener en cuenta, es que debemos asegurarnos un espacio mínimo de unos 90 cm con respecto al resto de elementos que haya a su alrededor. Esto es debido a que es necesario disponer de ese espacio para la apertura de los cajones o puertas que tenga la isla.

Funcionalidad que buscamos

A la hora de colocar una isla, debemos buscar que sea funcional. Aquí entra en juego lo que se conoce como el «triángulo de trabajo«, y que abarca la zona de cocinado, de lavado y de conservación de los alimentos. Debemos asegurarnos de que estén próximas las tres para poder llevar a cabo las tareas de forma más eficiente.

Es habitual que el fregadero o la zona de cocinado estén formando parte de la isla, aunque si esta es muy grande, podrían convivir las dos en ella. Todo dependerá del tamaño que dispongamos.

Electrodomésticos que habrá en la isla

Cuando hablamos de electrodomésticos, nos referimos a los diferentes elementos que conviven habitualmente en las cocinas. Dependiendo de los que formen parte de la isla, deberemos tener en cuenta las diferentes tomas que necesitaremos.

Por ejemplo, si queremos que la isla tenga el fregadero y el lavavajillas, deberemos dejar preparadas los desagües adecuados para su instalación. En el caso de la instalación de la placa de cocinado, también puede ser interesante instalar el horno bajo ella. De esta forma tendremos ambas cosas cerca.

En este sentido, lo más recomendable es dejarse asesorar por la experiencia de algún profesional del sector.

Iluminación

La iluminación es otro de los aspectos importantes que no podemos dejar pasar a la hora de diseñar la isla. Una de las mejores opciones es la colocación de focos encima de ella, ya que además de ser decorativos, ayudarán a crear un buen ambiente de trabajo.

La estética de la isla

Por último hay que hablar de la estética que tendrá este elemento. La isla puede dar mucho juego, por ejemplo, eligiendo materiales y tonalidades que resalten sobre el resto del mobiliario de la cocina. Si buscamos algo más clásico, podemos utilizar los mismos materiales que los muebles de la pared para crear un ambiente continuista. En este punto, los gustos de cada uno marcarán su elección.

No hay duda de que una isla en la cocina es toda una apuesta segura. Además de funcionalidad y comodidad, aportará un toque de estética que hará único ese espacio. No lo dudes y apuesta por ella, seguro que no te arrepentirás.