5 fertilizantes caseros para tener las plantas más saludables

El fertilizante es crucial en el crecimiento y buen aspecto de cualquier planta. Sin recibir el adecuado y en el tiempo justo, pierde color, sus hojas se caen y las ramas se quiebran. Es muy fácil saber cuándo necesita un buen fertilizante. Muchos de estos se pueden comprar en tiendas especializadas. Y se pueden hacer fácilmente en casa. Los que puedes preparar por ti misma, resultan más saludables para tus plantas. Te contamos cuáles puedes hacer con sobras de la cocina.

Cáscaras de plátano para nutrir tus plantas

fertilizante casero con cascaras de platano

Uno de los elementos que más contribuyen a la salud de nuestras plantas, es el potasio. El mismo está presente en las cáscaras de plátano que siempre desechamos en casa. Todas las plantas necesitan una cierta cantidad de potasio. En cuanto a las plantas ornamentales que tenemos en casa, sirven a su floración. Si les facilitas el potasio, las flores cuando llegue el momento no faltarán. Si siembras verduras como zanahorias y otros en tu huerto, el potasio de las cáscaras de plátano serán de gran ayuda en el crecimiento.

Para preparar un fertilizante casero con cáscaras de plátano, reserva algunas cáscaras. Coloca en un recipiente en un litro de agua y sumerge en el mismo 3 o 4 cáscaras de plátano. Si tienes un huerto o muchas plantas deberás adaptar la cantidad de cáscaras y agua al tamaño o cantidad. Trocea las cáscaras y ponlas a hervir en el agua durante 15 minutos. Reserva y deja que entibie, y luego cuela la mezcla. Coloca la misma en un atomizador y riega tus plantas generosamente. Su aplicación a las plantas debe hacerse cada quince días.

Cáscaras de huevo para hacer fertilizante casero

fertilizante casero con cascaras de huevo

 

El huevo es un gran alimento en la dieta humana, sus cáscaras contienen muchos nutrientes. Nutrientes que puedes aprovechar para realizar un fertilizante casero que sirva al crecimiento de tus plantas. El ingrediente más importante en las cáscaras de huevo es el calcio. La nutrición que las plantas obtienen de este fertilizante se hace notar pronto. Además, el mismo es muy útil, sobre todo cuando cultivamos hortalizas. Porque las cáscaras aportan también nitrógeno, potasio, magnesio y fósforo.

Para preparar tu fertilizante casero, aprovecha todas las cáscaras de huevo que te sean posible. Hierve seis cáscaras de huevo en 2 litros de agua. Deja que enfríe bien y cuando esté a temperatura ambiente riega tus plantas con el mismo. Notarás los maravillosos resultados de este aporte nutricional que realizas con este fertilizante casero.

Clavos de hierro oxidado para nutrir a las plantas

fertilizante casero con ajo

Es cierto que los clavos oxidados son todo un problema, pero en cuanto al cuidado de las plantas pueden ser un aliado. Durante largo tiempo existe la costumbre de enterrar en la tierra de cada planta, un clavo. El mismo por la acción de los elementos se va oxidando y resulta un gran aporte de hierro. Le da a la planta mayor fuerza para crecer, más hojas, tallos y ramas más resistentes. Pero enterrar clavos en la tierra de maceteros u otros es un riesgo de accidente que es mejor evitar.

Utiliza una regadera y llena de agua, sumerge en ella los clavos, y deja reposar una semana. Por acción del oxido de los clavos, el agua se torna color marrón. Es agua de oxido por supuesto, y hierro para alimentar a tus plantas. Riega tus plantas una vez por semana con esta agua con hierro. Los resultados se notan pronto y es una forma de fertilizar muy fácil.

Además de ser muy fáciles, estos fertilizantes caseros resultan muy baratos. Pero son una forma más sana de nutrir a las plantas  que los fertilizantes que compramos porque estos contienen químicos.

Aspirinas y otros que también alimentan a tus plantas

fertilizante casero con pieles de cebolla

Además de estos fertilizantes que son tan fáciles de preparar hay otras ideas geniales. Aprovechando las aspirinas que tenemos en el botiquin, diluye una tableta de aspirina en un litro de agua. Utiliza la mezcla con un pulverizador sobre las hojas de tus plantas. Es muy importante no sobrepasar de la aplicación una vez cada tres semanas. Porque al excederse lejos de beneficiar a la planta, la secaremos y morirá. También debemos tener en cuenta que debemos aplicarlo cuando hace sombra, ya que su aplicación cuando hay sol, quema las hojas. Este fertilizante casero ayuda al crecimiento más resistente de las plantas.

Aprovecha los nutrientes de los clavos de olor y el ajo para hacer un fertilizante casero que dará mucha nutrición a tus plantas. Para ello mezcla un diente de ajo  y tres clavos de olor con un litro de agua en la licuadora. Mezcla bien los ingredientes, cuela y coloca en un pulverizador. Aplica sobre las plantas generosamente cada quince días. No solo nutren a las plantas, hacen sus ramas más fuertes, y promueven el crecimiento de hojas.

fertilizantes caseros para tus plantas

No hace falta gastar mucho con ingredientes que tienes en casa, puedes fertilizar a tus plantas.

Imágenes: Unsplash