Hoy la cocina está limpia y ordenada, no hay demasiada grasa ni polvo sobre el menaje, ni sobre los muebles y electrodomésticos; otra ventaja del tiempo lluvioso, aparte de rizarnos el pelo y llenar de beneficiosa humedad el ambiente. El mejor momento del este tiempo es justo después de que acaba de llover con fuerza durante un buen tiempo. Tan pronto como cesa el agua la humedad del ambiente es altísima y el aire se encuentra notablemente más limpio, incluso en el centro de la ciudad.

Cada vez que cesa la lluvia yo en el lugar en el que esté a la hora que sea aprovecho para respirar el aire limpio que deja su paso. Si estoy en la oficina, por ejemplo, abro las ventanas y dejo que entre a todo el espacio. Un poco de frío tampoco viene tan mal y el cambio de aire es estupendo. Los niños lo saben también así que espero que tengan esa costumbre; mi esposo fue quién me lo enseñó. Los espacios interiores se pueden humidificar y su aire se puede purificar de formas ecológicas y pasivas.

El Humidificador Ultrabreeze con función anti-gérmenes al calentar el agua hasta más de 70ºC previamente a su vaporización en frío, incluye programador, alarma y despertador. Ahorra energía, mide 196 x 135 x 256 mm. Se puede combinar su uso con esencias solubles en agua: eucaliptus, limón, jazmín, lavanda, y rosa. Mayor información en la página Web http://www.tienda.elbebe.com