Las alfombras son objetos decorativos que proporcionan un ambiente cálido, dentro del decoro de nuestras viviendas. Adornan nuestros suelos y nos proponen bellas soluciones para el estilo de algunas estancias.


Pero las alfombras no solo suponen una solución decorativa para los suelos de nuestros hogares sino que, además, pueden ser una gran opción para las paredes de nuestro hogar.

Antiguamente en muchas grandes culturas del medio oriente, se utilizaban alfombras para vestir las paredes de las viviendas. En muchas ocasiones destinados al culto y a la veneración, las alfombras suponían el descubrimiento de hermosos matices para los ambientes.

El hilado de estas alfombras, además, suponía un medio de información. De esta manera se exhibían con orgullo en forma de murales.

De esta forma estas hermosas piezas decorativas no tienen por qué ser un elemento exclusivo de los suelos o pisos. Colgadas en la pared nos proporcionarán una decoración espectacular.


El estilo o tipo de alfombra que deseemos poner, dependerá de las dimensiones de la estancia donde queramos ubicarla y del estilo de nuestro hogar.

Para las personas que gustan de ambientes diferentes y buscan algo excepcional, esta opción puede que os interese.

Debemos tener en cuenta el tamaño y peso de la alfombra para disponer del tamaño y tipo de varas o soportes adecuados para ubicarla en la pared. La iluminación será importante si pretendemos destacar toda la belleza y diseño de este artículo.

Por ultimo resaltar que para un mejor mantenimiento, no será buena una exposición diaria y directa del sol; esto hará que, con el tiempo, nuestra alfombra se vaya decolorando, es decir, vaya perdiendo los colores.

Si estas pensando en el tipo de mantenimiento que deberás dar a tu alfombra de pared, te adelanto que será exactamente el mismo que si la tuvieras ubicada en el suelo.