Los “Antes y después” son una de mis secciones favoritas, porque de un vistazo vemos cómo es posible que un mismo objeto, un mismo ambiente, una misma casa pasen de ser una cosa a ser otra completamente diferente. En este caso lo que vamos a ver es el exterior de una casa.

No es que haya cambiado de aspecto, es que con la reforma ha cambiado completamente el look exterior de la casa, pasando del estilo rústico al modernista. Lo han conseguido sustituyendo las maderas por paneles de color negro y combinándolo con el campo. Un cambio perfecto. Me encanta.

Vía: Design Sponge