Me encanta el estilo vintage, y no sólo ahora que está de moda. Siempre me gustó, sobre todo porque rescata la idea de lo antiguo, de la historia, el uso de materiales nobles y el concepto de diseño artístico y de calidad, apreciado por la gente que valora el diseño.

Pues he encontrado en Vintage Lifestyle este armario en venta de los años 40 fabricado por Lebus con detalles vintage, especial para una cocina de campo o rústica. Es increíble todo el espacio que tiene para guardar cosas! Tiene un soporte para colocar 6 latas que originalmente venían con el mueble pero que aparentemente han desaparecido, un soporte para huevos a cada lado de la sección principal que son un poema, ganchos para colgar tazas, una ranura para exhibir platos pequeños y 6 contenedores de especias muy cómodos para poner y sacar. Tambien tiene cajones para cubiertos con 2 secciones, uno cubierto con fieltro.

Y además la tapa que se baja en la sección central sirve para apoyar cosas o hacer alguna preparación ahí mismo. Por lo visto en esa época no sólo se hacían objetos bellos sino además útiles.

Me encanta el cajoncito horizontal debajo de las dos puertitas de vidrio. Ideal para guardar servilletas o manteles. El contraste entre la madera oscura y los tiradores claros le da un toque delicioso, de lo contrario sería demasiado serio. Y ese cristal translúcido con globitos aporta un detalle interesante.

 

Para mí los muebles antiguos que tienen una historia, o sea que han pertenecido a alguien, tienen una calidez que pocas veces encuentro en los muebles actuales. Saber que un mueble sigue siendo útil después de 60 años o más habla de una nobleza especial en su fabricación y en los materiales usados. Me gusta la nostalgia, qué le vamos a hacer!

Prometo que el próximo post será de una cocina ultra moderna.