Como buena diseñadora gráfica, no ha podido dejar de llamarme la atención estas baldas tipográficas modulares para pared y suelo, diseñadas por el catalán Ricard Mollon, y comercializadas por Quattria.

Anita, que así se llama el producto, viene para suelo o pared en colores blanco, azul y rojo translúcido y están hechas en metacrilato termoconformado. Están disponibles en dos alturas diferentes (30 cm para la estantería de pared y 66 para la estantería de suelo). Podemos jugar con las letras y combinarlas a nuestro gusto, en forma horizontal o vertical por ejemplo. Y sobre ellas podemos poner libros, cuadros o lo que se nos ocurra. Supongo que quedarían muy bien en estudios de diseño o en las habitaciones de los peques y no tan peques.

 

 

Por lo que veo en las fotos quedan muy bien en ambientes con una decoración vintage o combinadas con muebles rústicos. El contraste hace muchas veces la diferencia! Son un foco de atención en un ambiente que podría ser demasiado uniforme de otro modo.

Y esto no termina aquí, porque en la web de Quattria, viene un “configurador” que permite ver cómo quedaría la balda con la palabra que uno quiera. Claro, es mejor elegir palabras con letras que  nos proporcionen muchos estantes, porque si la palabra tuviera muchas “ies” sería un poco difícil apoyar cosas en ella, no?