Si el negro es la suma de todos los colores, el blanco es la ausencia de ellos. Pureza, pulcritud, elegancia, sofisticación, calma, etc… el color blanco es neutro y muy vital. Es utilizado para muchas cosas pero sobre todo los aporta claridad.

En decoración sirve de ayuda para crear sensación de amplitud  y a potenciar la luz natural. En función del color del que vaya acompañado encontraremos blancos más o menos intensos, ya que todos no son iguales. En casas antiguas, de campo o modernas el color blanco es una apuesta segura.

Vía: Desire to inspire