Imagina que estás haciendo una obra en casa (sí, una vez más, pensaréis) y que teneís toda la casa manga por hombre, las cosas del salón en las habitaciones, los muebles sucios, todo tapado con papel o cortinas para que los muebles no se manchen…. y de pronto llaman a la puerta. Son unos amigos que han venido desde la otra punta de España a la ciudad y han aprovechado para hacerte una visita. Menuda situación! y tu con la casa hecha un desastre. Tendrás que hacerlos pasar, no se van a quedar en la puerta, pero ¿donde se van a sentar?. Ah, tenemos la solución.

Esa solución se llama Blow Sofá, y se trata de un sofá inflable  que se compone de dos bolsas que forman un asiento y un respaldo. Ambas se apoyan en una estructura metálica y después se fijan rodeándolas con una correa y unas gomas. En un momento tendrás un sofá de emergencia que al menos te permitirá salir del apuro. De paso, cuando se vayan las visitas también te puede sentar a tí para sentarte un rato a descansar sin manchar ningún mueble.

El asiento y respaldo son bolsas de aire recicladas, de esas enormes que se utilizan para proteger una mercancía durante su transporte. Los diseñadores son los polacos Agatha Kulik y Pawel Pomorski (para Malafor) y lo acaban de presentar en el IMM de Colonia 2010, dentro del apartado de nuevos talentos.

Vía: The Design Blog