La historia de las bombillas ha cambiado en los últimos tiempos, pasamos desde la tradicional incandescente a los nuevos modelos de LED que encontraremos en el mercado. Las alternativas son muchas. Pero debemos saber que no todas son igual de eficientes. Dentro de las bombillas diferentes encontraremos las que se valen de energía sostenible, las eficientes, las recomendables para la salud.

Hoy te mencionaremos algunas bombillas y sus principales características, para que puedas evaluar fácilmente cuáles son las mejores para tu casa.

Bombillas diferentes
Fuente: Andres Nieto

Bombillas tipo incandescentes

Estas bombillas cuenta con un filamento de tungsteno, tienen fecha de caducidad. Fueron unas de las primeras que iluminaron nuestros hogares y, en otra época, se las podía ver casi de forma exclusiva en los espacios interiores.

Otra de las ventajas es que son más económicas que otros modelos, pero la realidad es que al generar luz cálida y de manera de infrarrojos resulta muy poco eficientes. En una época en donde cuidar la energía es fundamental no podemos desconocer que las bombillas inflorescentes gastan hasta cuatro veces más de electricidad que los modelos de la nueva generación.

Bombillas tipo fluorescentes

Este tipo de luz se ve tanto en las bombillas como en los tubos que usamos para iluminar nuestros hogares. Funcionan por calentamiento de gases como el argón y el neón. Las bombillas fluorescentes emiten una luz ultravioleta. Dentro de las ventajas debemos saber que consumen hasta un 80 por ciento menos que los modelos convencionales y tienen una duración de hasta 10 veces mayor, lo que llega a compensar el elevado precio.

Una de las desventajas y polémicas que genera su uso se vincula a la manera en que se deben reciclar ya que el mercurio que contienen (una muy baja cantidad) puede convertirse en un peligro, tanto si se rompen como en el momento del reciclado.