La arcilla polimérica, también conocida popularmente como fimo, es un material muy manejable a la hora de hacer o adornar complementos decorativos. Su textura y tacto es similar a la plastilina con la que jugábamos cuando éramos niños y su maleabilidad también es muy similar por no decir la misma.

Tiene muchos usos, desde complementos de bisutería como pendientes, pulseras, colgantes, etc…. hasta la ornamentación para elementos decorativos. En este caso vamos a ver cómo se puede decorar un cajón para jardinería de forma sencilla, y con algún que otro complementos.

Ah, para dar el toque final a la arcilla polimérica es necesario pasarla por el horno para que quede dura y resistente.

Vía: Videodecoración