Como hemos dicho en numerosas ocasiones, los muebles que adquirimos para nuestros bebés al final pueden quedar inutilizados con el paso del tiempo ya que los niños crecen y ya no pueden utilizarlos.  A muchas mamas les gusta guardarlos como recuerdo pero al final se convierten en un trasto que no saben donde meter.

Por eso la tendencia  actual es a adquirir muebles que además de su funcionalidad primigenia, tengan también otra función que podamos aprovechar después. Ejemplo de ello es Stokke Care, cambiador para el bebé y escritorio para el niño y adolescente.

Cuando el bebé está reciente nacido lo utilizamos como cambiador, con varios estantes incluidos para guardar los productos necesarios para el niño, pero cuando deja de utilizar pañales y ya es muy grande como para cambiarlo , cambiamos las posiciones y pasa a ser un escritorio o una estantería.

Si buscamos la primera opción sólo tenemos que quitar todos los complementos y dejar una balda que será nuestra mesa, pero si queremos utilizarlo como estante es tan sencillo como colocar las tres baldas a diferentes niveles, dejando si queremos una de ellas con una cesta para contener objetos sueltos.

En los laterales exteriores también cuenta con múltiples estantes, barras o bolsones, para poder guardar todo lo que necesitemos, tanto siendo bebés como siendo niños, además de una superficie acolchada para mayor comodidad del peque.

Está disponible en cinco colores diferentes y diseñado para completar la gama de colores de la habitación de los niños y del hogar.

Más información: Stokke

Vía: Pequelia

  • Marta López

    Hola Elena

    Me ha gustado mucho el concepto Stokke.

    Gracias