Alguna extraña razón hace que año tras año, las botas de agua necesiten un reemplazo… Sea como sea el invierno, las botas de agura suelen soportar proteger nuestros pies durante más de una temporada. Y tú dirás, ¿este no es un espacio dedicado a la decoración? Pues sí, lo es, y de decoración vamos a hablar, de decoración y de botas de agua.

botas como maceta

Nuestra idea o propuesta decorativa de hoy es decorar con las viejas botas de agua que ya no utilizamos. En lugar de deshacerte de ellas y enviarlas directas al contenedor de la basura, te proponemos que les des una segunda oportunidad, si ya no sirven para proteger tus pies, quizá si resulten útiles para las flores de tu jardín o terraza.
La idea es utilizar las botas de agua a modo de macetas. Una idea sencilla capaz de dotar al jardín de un encanto muy especial, además de suponer un detalle muy original y divertido. Una idea que demuestra que no siempre es necesario invertir grandes cantidades de dinero para decorar o renovar una decoración. Tanto es así que, en algunos casos -como este-, no conlleva ningún coste. Lo único necesario es reutilizar unas viejas botas, destinarlas a una actividad fuera de lo común. ¡Cratividad!

botas como macetas

Por otro lado, esta es una idea perfecta para poner en práctica con los más pequeños de la casa, ya que además de aprender sobre jardinería, se trata de una actividad que les ayudará a entender la importancia del reciclaje y la reutilización.