Llevarnos la casa a cuestas es el anhelo de muchos. Soñar con una arquitectura doméstica que nos permita movernos con libertad y elegir escenarios naturales donde vivir como una alternativa de vida. La cabaña amueblada de este post cumple esta filosofía y lo hace con lujo y confort. Porque no se trata de renunciar a nada. Te cuento sus secretos decorativos y de interiorismo. Tú decides donde ubicarla.

cabaña amueblada Cuando la arquitectura doméstica móvil se resuelve con ingenio y un sello muy ecológico es posible descubrir soluciones como esta cabaña amueblada. Un refugio versátil que garantiza un diálogo maravilloso con su exterior y un diseño modular abierto a distintas interpretaciones. Entenderla como un bello contenedor en plena naturaleza o una versión sutil y tecnológica de una tienda de campaña.

Una cabaña amueblada y con espíritu nómada

En sentido literal, esta cabaña amueblada del equipo Ark Shelter puede entenderse como una casa a la medida gracias a su personalidad modular. Pero también hay bastante de nómada en ella porque sus creadores así lo planearon. Un grupo de estudiantes belgas de arquitectura decididos a dar forma a refugios prefabricados de madera tremendamente cálidos, amables y con lo último en tecnología doméstica. Concebidos para poder trasladarse a vivir en medio de la naturaleza de una forma rápida. Bien como una escapada temporal o como una estancia más duradera.

La idea de poder desplazarse con esta cabaña amueblada de un lado a otro, como un refugio súper moderno ya es más que suficiente para sentirnos atraídos por ella. La posibilidad de escapar de la ciudad y su bullicio frenético para refugiarnos entre sus cuatro paredes minimalistas. O contemplarla como una vivienda que nos tiende la mano hacia un nuevo modelo de vida, internándonos en bosques y parajes naturales. Pero la realidad es que su interior esconde bastantes aspectos que la convierten en un proyecto habitable repleto de interés.

También te puede interesar:  Descubre en qué consiste vivir en casas plegables

Espacios para enamorarse

Es fácil quedar cautivado por su diseño minimalista, enamorase en unos instantes. Pues bien, al entrar en ella es más que probable que este sentimiento se dispare. Sus escasos 40 metros cuadrados no defraudan lo más mínimo. La razón principal es que están moldeados con delicadeza y un sentido del confort repleto de buen gusto. Las soluciones decorativas que ofrece son un ejemplo magistral de que aquí lo de menos es más funciona con nota. Sus espacios revestidos por completo de madera clara han dado para trazar cinco ambientes distintos. Éstos pueden separarse o comunicarse mediante puertas correderas de idéntico material.

La sala de estar es uno de los ambientes principales de la planta baja. Su decoración invita a la calma y la contemplación total con el paisaje, continuamente presente en el interior. Un escenario ambientado con una decoración donde los muebles de diseño encuentran su lugar. Y de qué manera. Otro espacio a destacar es el dormitorio principal. Imposible no detenernos en la iluminación perimetral del techo, que al llegar la noche enmarca y proporciona la luz justa, sin robar protagonismo a la contemplación exterior.

Sin embargo, aún falta por descubrir el secreto mejor guardado e inesperado de este interior doméstico. El dormitorio cuenta con una zona para el relax imposible de intuir: un jacuzzi oculto bajo la cama, a la vista para poder usar cuando ésta se acciona automáticamente y se eleva hacia el techo.

Exteriores e interiores: un solo paisaje

Nada en el interior de esta bella cabaña amueblada hace perturbar las vistas de fuera. La sintonía con el lugar que la rodee será total, en ocasiones los límites no parecerán estar muy definidos gracias a sus enormes ventanas frontales. Para ello cada perspectiva de este refugio singular ofrece una visión diferente de lo que la rodea. No es lo mismo la imagen que se descubre al tumbarse en la cama del dormitorio, que el paisaje admirado al leer en el rincón de lectura del salón. Ni el entorno que la casa posee al moverse por la zona de la cocina es idéntico al del pequeño comedor abierto al aire libre.

También te puede interesar:  Una casa alucinante hecha de contenedores marítimos

Convertir el escenario natural en casi una prolongación de sus interiores tan actuales, tranquilos y silenciosos. Contemplar al máximo las vistas panorámicas dejando a un lado las distracciones audiovisuales, televisión incluida. Es el ABC de este proyecto. Un hogar móvil donde sus estancias, cien por cien cálidas, se vuelcan al paisaje circundante.

Autosuficiencia y sorpresas de automatismo

Los creadores de esta cabaña amueblada la entregan lista para empezar a vivir en ella y ha sido ideada como un proyecto autosuficiente. Aunque su sistema de climatización, tanto calefacción como refrigeración, está automatizado y pensado para programarse, puede funcionar mediante paneles solares, baterías y colectores de agua de lluvia.

Esta vivienda prefabricada y móvil es una propuesta llena de sorpresas arquitectónicas. En línea con las casas plegables de las que hablaba hace unos días en otro post. Sin ir más lejos, su módulo adicional en la planta superior, con el techo abierto y acristalado. Una privilegiada fuente de natural que baña a raudales la cabaña. Ideal para convertirlo en un dormitorio auxiliar. O simplemente en un lugar único desde el cual olvidarse de todo y admirar el firmamento.

¿Qué opinas, te apetece la idea de vivir en un refugio así?

Fotos cortesía: www.ark-shelter.com