Muchas personas encuentran inconvenientes a la hora de implementar los hábitos saludables de comida en el estilo de vida vertiginoso que impone la ciudad. Los problemas son siempre precio, tiempo y espacio: precio en la medida en que comer fuera de casa todos los días supone una renta mortal para nuestro bolsillo, y por lo menos una indigestión a la semana; tiempo porque falta –podemos elegir entre dormir unos minutos más o despertarnos a preparar el taper, sin contar que hay que hacer la comida; y espacio, porque servir los alimentos, de la forma en que nos gusta, requiere de una cantidad de platos, cubiertos y menaje que son imposibles de llevar en la cartera.

imagen 1
Teniendo en cuenta que siempre hay un diseñador tratando de encontrar un inconveniente en la vida de los humanos para poder plantear una solución a través de la creación o modificación de objetos y espacios, yo pondría este tema en manos de alguno, de preferencia japonés, y además le aportaría una idea: una cacerola en la que, además de hacer los macarrones, pueda guardarlos y llevarlos conmigo al trabajo. Y no solo eso; también pueda usar la tapa como plato, y no solo eso; la tapa sea un plato de cuatro puestos. He dicho.

Ya el creadores japoneses JOONGHO CHOY y HYUNSOO CHOI lo habían pensado, por eso los prefiero de ese país. El accesorio para portar cocinar, portar y servir alimentos POTPLATE, diseñado en 2009, está fabricado en aluminio con piezas de acero, mantiene la temperatura de la comida y se puede lavar en máquina friega platos.

Mayor información en la página Web http://www.idealgraphy.com/