Pon tu calefacción a punto para evitar posibles averías durante el invierno

-

- patrocinador -

Tras meses con la caldera apagada, suele ser habitual llevarnos sustos cuando la volvemos a encender cuando el frío hace acto de presencia. Por este motivo, es importante llevar a cabo algún tipo de puesta a punto previo para evitar estas situaciones, además de que nos ayude a ahorrar en combustible. Un mal funcionamiento de la caldera, hará que el combustible queme peor y que necesite mucho más para calentar todo el hogar. Por este motivo, son muchos los expertos que inciden en la necesidad de realizar revisiones periódicas, más aún tras unos meses sin estar en funcionamiento.

Recomendaciones para la puesta en punto de la calefacción

Tras la puesta en marcha de la caldera, lo primero que deberíamos hacer sería purgar todos los radiadores para eliminar el aire que hayan podido coger. Si no hacemos esta operación, los radiadores no se calentarán en su totalidad, lo que se traduce en menos calor para el hogar.

- patrocinador -

También es importante revisar los elementos que forman parte del radiador, ya que con el paso del tiempo y la cal del agua, es posible que se vayan picando, provocando fugas de agua.

Otra cosa que no podemos olvidar, es limpiar la salida de humos de la caldera, es decir, la chimenea. Con el uso, la chimenea se va llenando de hollín, y si no es eliminado, puede provocar que el humo no salga al exterior, causando una mala combustión que puede ser perjudicial para la salud de las personas.

Por último, hay que revisar la presión del agua para que esté dentro de los valores recomendados por el fabricante. De no ser así, es necesario abrir la llave del agua para que tenga más presión la caldera.

Averías más comunes en la caldera

Ya sabemos de la importancia de un buen mantenimiento de la caldera, pero ¿cuáles suelen ser las averías más comunes?

Bajada de presión

Con el paso del tiempo, suele ser habitual la aparición de este problema, lo que puede derivar en no disponer de agua caliente ni de calefacción. El problema puede estar en la bomba de presión que falle por algún motivo, o bien que la presión del agua no esté entre los valores adecuados. Según el modelo de caldera, la presión podría variar, pero por norma general oscila entre los 1,2 y los 1,5 bares.

Obstrucción de la salida de humos

Se trata de un problema muy grave ya que el monóxido de carbono no se está expulsando de forma correcta. Para detectar este problema, habría que fijarse en el panel electrónico de la caldera. De todas formas, para evitar esta situación, nada como una limpieza anual de la caldera.

Bloqueo de la bomba de recirculación

Esto ocurre cuando al encender la calefacción la temperatura sube, pero de forma repentina se apaga. También puede ocurrir, aunque es menos común, que la bomba directamente esté averiada. Este incidente se detecta cuando el sistema emite un ruido de rozamiento. En este caso la solución es la reparación o sustitución de la pieza, por lo que es imprescindible contar con los servicios de un profesional para que pueda solventar esta incidencia, al igual que las anteriores.

Nota de prensa Homeserve

- patrocinador -
Avatar
Angel
Editor en Medios y Redes Online. Especialista en contenidos de tecnología y decoración.