Tengo un compromiso con mis amigos y es el de darles posada, ser su hotel. Desde muy joven he viajado hacia por donde he podido, era instintiva la manera en que decidiía visitar otra ciudad, una población o el campo. Siempre he sido muy amable y por eso fui invitada en casas de amigos y conocidos desde que mis padres me permitieron pasar una noche fuera de casa. Las primeras ciudades a las que viajé fueron las cercanas a la mía. Con el tiempo los kilómetros de lejanía han aumentado, pero los amigos están ahí, los mismos y un poco más.

Una condición que tiene el visitar a tus cercanos en sus ciudades y servirte de ellos como si fueran un hotel cinco estrellas, es que también tendrás que tener en casa una habitación para albergarlos cuando vengan, o una cama auxiliar, un sofá cama, un colchón, un sillón o estar dispuesto a irte de fiesta toda la noche y no dormir. Actualmente tengo una habitación con una cama sencilla en donde duermen los invitados, pero la verdad es que la tengo un poco abandonada y por eso no es bella especialmente.

bed design 3

Empezar por comprar una buena cama para los invitados es buena idea teniendo en cuenta que de esa habitación la pieza principal es sobre la cual se duerme. He preferido una cama semidoble para que si viene una pareja puedan dormir cómodamente. La cama BET de la diseñadora suiza Noah Baumgartner es muy especial: está diseñada modularmente con dos unidades repetidas que se combinan. Hecha con madera laminada de roble, mide de ancho 120 cm x de largo 2 metros, y de alto 28 cm. Su sistema de ensamblaje nos permite armarla sin necesidad de herramientas ni tornillos. Mayor información en la página Web www.netwer.ch