En ocasiones debemos cambiar las gomas de la nevera porque con su uso se van desgastando generando que no cierren herméticamente ni mantengan el frío. Además un mal funcionamiento de las gomas provoca que la nevera se caliente y los alimentos se pierdan.

Cuando estés dispuesto a cambiar las gomas deberás verificar si se encuentran sujetas con tornillos o simplemente están incrustadas entre la contrapuerta y la puerta. En el caso de que estén incrustadas será necesario cambiar toda la puerta.

Cambiar las gomas
Fuente: Fran Domech

En el caso de que se encuentren atornilladas deberás desatornillar las gomas, acudir a la tienda o distribuidor oficial con las medidas exactas o con las gomas que deberás reemplazar como modelo. También deberás conocer la marca y el modelo de la nevera, seguramente la empresa o el local sabrán el tamaño de las gomas.

Coloca nuevamente las gomas con cuidado de no generar mucha presión al trabajar con ellas. Solo quedará abrir y cerrar la nevera en varias oportunidades para verificar su correcto estado.

Es importante que sepas que los electrodomésticos siempre tienen que estar con un buen mantenimiento ya que ello se relaciona con la factura de la luz y con el cuidado del medio ambiente. Si tu nevera no cierra como es debido los alimentos se echarán a perder y generarás un gasto energético innecesario.

Recordemos que el refrigerador o la nevera siempre tendrá que estar perfectamente limpia, ya que es en ese lugar donde se conservan la mayoría de los alimentos. Esto te dará seguridad evitando la proliferación de malos olores en el interior.

Cuando vayas a realizar una limpieza profunda de la nevera deberás vaciarla y desenchufarla. Antes tendrás que consumir los alimentos que ahí tengas para que no se estropeen. Retira las estanterías y las baldas del interior de la nevara para lavarlas muy bien. Retira los cajones y las cubetas y lávalos también.