Un pasillo puede ser un simple lugar de paso, frio e impersonal, o mejor: Una galería, una salita de estar o un dormitorio casual.

Existen distintos tipos de pasillos, corto y estrecho, corto y ancho, estrecho y largo, con ventanas o sin ellas, de techo alto, etc. Pero todos tienen su gracia si se acierta en la decoración. De ahí la importancia de estudiarlos muy bien antes de intentar decorarlos.

Según los interioristas, su estructura nos mostrara lo que ellos denominan “el alma” del pasillo. Una vez descubierta, hay que saber resaltarla y elegir los elementos más apropiados para aprovechar al máximo el espacio sin romper la armonía del conjunto decorativo del hogar.

El pasillo, en caso de ser muy amplio, puede ser mucho más que un lugar de paso, es decir, como se comento al principio de este mismo artículo, uno puede idear que mas hacer con un pasillo ancho o largo, en el cual se le puede implementar como bien dijimos, algún tipo de uso mas allá de ser solo un simple lugar de paso.

Por eso hay que aprovechar este espacio para colocar como por ejemplo armarios u otros elementos decorativos en el.

Si un espacio en cuestion a la decoracion o segun la arquitectura de tu hogar queda vacio al momento de llegar a decorar tu casa, esto no es un problema ya que siempre puedes pensar en que hacer con ese espacio y tratarlo como un proyecto personal donde tu puedas ser el creador de un espacio el cual sea solo tuyo y disfrutar de la estancia en dicho lugar.

Trata siempre de ir acorde con la decoracion de las zonas colindantes al espacio del cual desees decorar, para que puedas seguir con la armonia de ese lugar en especifico y asi tener un buen espacio y lindo para disfrutar.