La cocina se debe caracterizar por su funcionalidad y por tener todo a mano de la forma más práctica y decorativa posible. Es por ello que los muebles espaciosos o con doble función juegan un papel importante en esta estancia. Por este motivo soy una persona que le encantan los carritos de cocina y también las camareras, puesto que los encuentro imprescindibles a la hora de buscar un espacio extra en la cocina para almacenar cualquier cosa que se necesite, desde fruta hasta utensilios, café o tés.

En mi casa yo soy amante del té y mi marido del café y no podemos tenerlo todo guardado en un armario porque siempre estamos echando mano a ellos. En cambio desde que descubrimos el carrito (también sirven las camareras de cocina) podemos tenerlo todo mucho mejor organizado todo en el mismo sitio y transportarlo de la cocina al salón de la forma más práctica y cómoda posible.

Si además eres una persona en la que en tu vivienda tienes terraza o balcón de pequeñas dimensiones, no te hará faltar poner una mesa auxiliar porque con el carrito de cocina (con ruedas, obviamente) te será de lo más funcional, porque podrás llevar las bebidas con sus utensilios y si te apetecen también algunas pastitas de té.

camarera

Además si tienes invitados en casa también resulta muy cómoda porque podrás poner en los diferentes estantes del carrito todo lo necesario repartiendo por el espacio del que dispones los diferentes vasos para después distinguir para quién es cada uno, y lo mejor ¡sin dar mil viajes a la cocina!

Te aconsejo que si quieres comprar un carrito para tu cocina optes por un modelo de acero inoxidable (sobre todo si le vas a dar un uso diario) para que tenga una mayor resistencia y durabilidad. Además también debes saber que los carritos de cuatro ruedas son los más apropiados por la comodidad que te ofrecen así como los que tienen cajones y más de una balda.

Fotografía: muebleslluesma.com