En las siguientes imágenes vamos a ver algo más que una casa, es también un estudio de trabajo, pero está diseñado con sumo gusto y siguiendo la personalidad de su propietaria, una arquitecta francesa llamado Nathalie Wolberg que ha creado su propia casa.

La superficie se compone de 590 metros cuadrados, y se compone de tres plantas diferentes unida por una escalera volada, con peldaños que surgen de la pared y sin barandilla. Quizá un poco insegura pero muy atractiva visualmente.

Casa metro de la casa está lleno de originalidad, nada es convencional, la mesas, los sillones, las paredes, las formas de las habitaciones, incluso en uno de los pisos hay una parte en la que no hay suelo, sino una red para tumbarse. Aseos que aparecen y desaparecen, o salas de descanso que son más que un lujo.

Y todo esto con un blanco impoluta salpicado de colores vivos para dar vida a la casa. Vamos, un paraíso para vivir y más aún para trabajar.

Más información: Nathalie Woldberg

Vía: Freshome

  • Phillip

    Me encanta, esta super moderno y muy colorido. Ojala mi casa fuera asi o por lo menos mi habitacion.