No entiendo porqué a tantas personas les resulta odioso hacer la compra. Yo lo disfruto mucho y lo comparo con la actividad de la huerta, como cuando las abuelas a la hora de preparar un cocido o una paella recogían los ingredientes de sus propias plantaciones y si necesitaban algo especial que ellas mismas no cultivaban, se lo pedía a alguna de sus vecinas que si lo hiciera. Disfruto mucho visitando el supermercado y escogiendo de “esa huerta” los mejores productos para hacer comidas exquisitas; muchas veces saco también provecho de la cava, del centro de limpieza o de la carnicería.

Disfruto mucho visitando el supermercado porque encuentro todo lo que necesito: lo localizo, lo tomo, lo peso, lo pago y lo llevo a casa. Mucho mejor que cultivar los tomates es comprar la salsa napolitana lista. Mucho mejor que criar gallinas es tener un cartón con 24 huevos frescos y duraderos. Mucho mejor que ordeñar una vaca es poder comprar la leche si lactosa, descremada y con larga vida.

Para ir a la compra con estilo es necesario asesorarse de los expertos, por ejemplo MARC JACOBS, que tiene en su colección económica Marc by Marc Jacobs un par de bolsas ecológicas llamadas Hippy Miss Marc & Penguin. Fabricadas en fibras ecológicas y biodegradables harán que el ejercicio de la compra sea más estilizado y placentero. Mayor información en la página Web www.marcjacobs.com