A la hora de pensar en decorar podemos recurrir a muchos detalles, lo sabemos hay de todo. Pero alejándonos de lo cotidiano y sobretodo buscando alternativas que cumplen funciones más allá de lo decorativo, podemos encontrar bonitos centros de mesa que son pura naturalidad y como el que te sugerimos hoy resulta muy relax a simple vista, tal como hemos intitulado este post, un centro de mesa zen.

Una forma preciosa de adornar la mesa este verano cuando tienes visitas en casa, haces  comidas con largas sobremesas de charlas y momentos felices, y claro el detalle precioso de un centro de mesa zen que promueve el relax, la calma, la naturalidad. Y lo mejor es que sin que te compliques para nada porque sus elementos son fáciles de encontrar y armarlo no te tomará más que unos minutos y se verá estupendo, ya verás cuánto van a elogiarte por él.

centro de mesa

Usando como base un azafate o cualquier otro elemento que según ves en la imagen, se preste para ello.  También necesitarás unas cuantas rocas, en el jardín tendrás algunas claro que sí, un poco de agua, hojas verdes y un portavelas con una vela. Solo tienes que ocuparte de la disposición de los elementos guiándote por la imagen de este encantador centro de mesa zen. ¿nada dificil verdad? tan fácil que es una pena no aprovecharlo al máximo.

Y luego de conformado, coloca sobre una mesa auxiliar, o en la misma mesa, si dispones de una con mucho espacio. Ya puedes pensar en colocarlo en otro lugar, y es tan bonito y da esa sensación tan agradable de bienestar que el Zen promueve, que casi no necesitas motivo alguno para ornamentar un día la casa con él. ¿estamos listas para hacernos de un centro de mesa zen? vamos a tomar tiempo, elementos y ¡manos a la obra!

Imagen: Pinterest