La hora de tomar una merienda es definitiva en el día, en caso de ser varias meriendas las que se toman son tan definitivas unas como otras. Una comida sencilla, llena de energía en la mañana sienta muy bien para no sentir fatiga y llegar sin hambre desesperada a la hora de la comida o en la tarde funciona como aperitivo y así tener una cena relajada y a una hora cómoda.

La liviana puede tener algo de fruta, zumo, algo de pan y un poco de jamón, una energética incluye tortilla de patata, tostas con aceite y tomate, incluso una ración de paella o algunas gambas. Lo importante es comer algo pequeño que nos resulte muy gustoso y poder afrontar una gran comida sin tanta ansiedad. Las bebidas que acompañan mis meriendas son el chocolate a la taza, en ocasiones especiales, té, cuando quiero calma, y café que resulta mucho más energizante que ninguna otra.

Mi pequeña prefiere el chocolate y yo dejo que lo tome, aunque con moderación, de cualquier manera me gusta animarla en su gusto. El juego de mesa para chocolate a la taza de La Cafetiere es divertido y durable a la vez. Tiene la cualidad de producir burbujas de aire que hace que la bebida sea aun más sabrosa. Mayor información en la página Web http://www.onthehob.co.uk