Uno de los ambientes más importantes de tu casa es la cocina, por esa razón debemos pensar mucho la distribución y la forma que vamos a elegir y la decoración de la misma. Existen cocinas de diferentes tamaños y formas, hoy nos referiremos a las cocinas que tienen forma de L.

Las cocinas que tienen forma de L tienen la ventaja de permitir un estilo decorativo que pongamos en ellas. Independientemente de la forma de la cocina tenemos que pensar que la movilidad que tengamos en ella deberá formar un triángulo, así se podrá cocinar cómodamente.

Una buena distribucion en la cocina

A muchas personas no les gusta demasiado las cocinas con forma de L, peros lo cierto es que son las más funcionales y cómodas a la hora de preparar las comidas.

Los expertos señalan la importancia de crear un triángulo imaginario que estará formado por la nevera, vitrocerámica y fregadero. Estos son los tres puntos más importantes y necesarios a la hora de preparar la comida.

Si las zonas están cerca será mucho más cómodo preparar los alimentos sin tener la necesidad de estar de un lado a otro de la cocina. La distancia no deberá ser superior a los seis metros, si bien la distancia ideal es de 90 centímetros entre cada uno de los electrodomésticos.

Aquellas cocinas que tengan forma de L permiten que tengamos un diseño en donde las tres zonas estén cerca. Además la forma nos permite que agreguemos una mesa o una isla, incluso si la casa es estilo loft la cocina con forma de L se podrá integrar perfectamente.